(Del latín ‘umerus’= el hueso que va entre el hombro y el codo).

Es el velo que se pone sobre los hombros; una especie de rebozo grande y decorado, que lleva el ministro que carga el Santísimo en una procesión. Suele ser un velo de unos 2 metros de largo por 50 cm de ancho, sujetado por delante con un broche, que cubre los hombros y con cuyas puntas se toma la custodia o el copón, con el clásico gesto de no tocar con las manos algo que se considera muy digno de reverencia como la Eucaristía.

El ritual del culto eucarístico lo prescribe para dar la bendición con el Santísimo: “cuando la exposición se ha hecho con la custodia, el sacerdote y el diácono pónganse además la capa pluvial y el velo humeral de color blanco: pero si la bendición se da con el copón, basta con el velo humeral”.

En las Misas pontificales, los acólitos suelen usar humerales, uno para llevar la mitra y otro para llevar el báculo del obispo. También se lo puede usar para llevar reliquias.

También se usa cuando la Eucaristía se lleva en procesión, como el Jueves Santo para la reserva, o el Viernes Santo para volverla a traer al altar, o el día del Corpus, o en la dedicación de una iglesia.


mayo 6, 2014 / Etiquetas: / Categoría(s): Humeral /
enviar por Email (Enviar por Email) Url: http://tinyurl.com/yyl52zrv

Enviá mensajes al:
3322111188
qrcode Escanea este código con tu teléfono para ver la página desde tu móvil!